La pobreza no es inevitable.

Por: Elizabeth Palacios

 

<<Exige dignidad>> es la nueva campaña que Amnistía Internacional (AI) Sección México presentó esta mañana en la sede del Club de Periodistas de México, con ella se busca que la población tome conciencia de que la pobreza no es algo inevitable y que si los Estados invirtieran en derechos humanos, ésta se reduciría.

 

Alberto Herrera Aragón, director ejecutivo de AI México recordó que hace ya casi 50 años, Amnistía Internacional nació con la consigna de liberar a las y los prisioneros de conciencia; individuos que permanecían encarcelados por la expresión de sus ideas, por la manifestación de su identidad o por el ejercicio de alguno de sus derechos.

Señaló que durante todo este tiempo, la organización civil ha visto, escuchado y sentido las historias contadas una y otra vez por sobrevivientes de violaciones de derechos humanos. Han dado voz a  aquellas mujeres abusadas sexualmente en medio de un conflicto armado, a comunidades indígenas privadas de sus tierras ancestrales en aras de un desarrollo que ni pidieron y que, la mayoría de las veces, ni les beneficia, a las y los jóvenes iraníes que han muerto a manos del Estado a través de una injustificable condena a pena de muerte, a los niños ugandeses convertidos en soldados para matar a temprana edad, a los estudiantes asesinados en una plaza pública con el único objetivo de acallar su voz, a las defensoras y defensores de derechos humanos que han tenido que optar entre salvaguardar su vida y continuar levantando la voz para exigir dignidad.

Por eso hoy, reiterando el compromiso que la organización ha mostrado a lo largo de su historia, Amnistía Internacional está convencida de que detrás de todas estas historias se encuentra la experiencia de la desposesión, de la falta de voz, de la inseguridad, de la injusticia y de la privación, en una palabra: de la pobreza.

Herrera Aragón dijo que en la actualidad, al menos dos tercios de la población mundial, carece de un acceso significativo a la justicia; miles de mujeres en edad de procrear mueren año con año por falta de atención obstétrica; comunidades enteras sufren desalojos forzosos o viven en condiciones de extrema marginalidad. 

Al mismo tiempo, y  con el pretexto de un desarrollo económico que no ha reducido la enorme brecha de desigualdad social que aqueja severamente a América Latina, se han atendido políticas públicas recomendadas por instituciones financieras internacionales que promueven un Estado mínimo, en el que los gobiernos han suprimido sus responsabilidades internacionales en materia de derechos económicos y sociales.

Por ello, Amnistía Internacional afirma en esta campaña que la historia de las violaciones graves a los derechos humanos es también la historia de la pobreza; una historia del desprecio a la dignidad humana.

A través de esta campaña, AI busca proponer una manera distinta de entender la pobreza. “No como algo inevitable, natural ni autoinfigido, sino como el resultado de decisiones que personas toman sobre otras personas”, aseguró el director ejecutivo de la organización en México.

Así, AI exigirá que gobiernos, empresas, instituciones financieras internacionales e individuos rindan cuentas por los abusos a los derechos humanos que mantienen a la gente sumida en la pobreza; fortalecerá sus vínculos con organizaciones y movimientos sociales de base para amplificar sus voces y ayudar a llevarlas a los espacios de toma de decisiones.

Si quiere conocer más sobre esta campaña, visite el sitio  http://www.exigedignidad.org/ , donde se ofrecen distintas alternativas de acción para activistas que desean ayudar a proponer un debate distinto sobre la pobreza, desde una perspectiva de derechos humanos.

“Hace 50 años Amnistía Internacional comenzó a trabajar por la liberación de las y los prisioneros de conciencia. Hoy, Amnistía Internacional alza su voz  denunciar otra prisión que, a pesar de ser invisible, significa una catástrofe de derechos humanos: la prisión de la pobreza”, concluyó Alberto Herrera, no sin antes decir que, hoy Amnistía Internacional exige dignidad.

 

La influenza humana ¿un nuevo guión para Moore?

Por: Elizabeth Palacios

Recuerdo el día que vi la película Farenheith 911 de Michael Moore: estaba tan indignada y al mismo tiempo tan fascinada por las conclusiones iluminadas del cineasta que me volví su más fiel seguidora, compre sus filmes y sus libros, pero sobretodo y afortunadamente me di cuenta de que no había perdido mi capacidad de asombro y que El Leviatán de Hobbes existe y es mucho peor que eso.

Hoy las dudas sobre el origen de la influenza que está poniendo a México al borde de la locura colectiva asaltan a más de uno. Rumores que circulan en los correos electrónicos en forma de cadenas aseguran  que esto es “algo planeado” y que hay “algo oscuro detrás” para distraer la atención ante cambios importantes en las leyes mexicanas, por ejemplo. En efecto, recientemente el gobierno federal aumentó considerablemente la deuda externa, se aprobaron leyes relevantes sobre drogas y atribuciones otorgadas a un nuevo cuerpo policiaco, per, no me parecía que eso fuera suficiente como para iniciar algo tan macabro, peor aun, no me parecía que a nuestros brillantes gobernantes se les ocurrieran tales cosas, pero hay datos que nos hacen pensar que a otros sí se les pudo ocurrir.

Primero algo que puede tomarse como “dato curioso”, “coincidencia” o simplemente, lógica neoliberal, sobre los beneficios que el laboratorio Roche obtendría con esta pandemia:

“El escenario para ambos gigantes de la Industria Farmaceútica Roche y GlaxoSmithKline era complicado, por no decir dramático, antes de la aparición del virus A. Ambas padecían caídas en Bolsa superiores al 8% en el caso de Roche y con una recesión del 1,5% en el beneficio de GSK durante el primer trimestre del año en curso. Además, la también suiza Novartis, capacitada según la OMS para producir en breve la ansiada vacuna y cuyo beneficio se había derrumbado un 14% en los tres primeros meses del 2009 se enfrenta a un alagüeño futuro económico”. (Véase http://www.cope.es/sociedad/04-05-09–todo-sobre-antivirales-tamiflu-relenza-49261-1 )

Pero hay otra nota de Argenpress, que ha sido retomada por varios medios independientes, que va más allá:

La influenza porcina ¿beneficia al Tamiflu? de Donal Rumsfeld?

 

Fuente: Ernesto Carmona Argenpress  | 03/05/2009
imprimir   email   

 

Buenos Aires (Argenpress) – El medicamento llamado Tamiflu, desarrollado por un laboratorio que manejó Donald Rumsfeld, ex ministro de Defensa de Bush, obtendrá grandes ganancias con la actual epidemia de influencia porcina, según informes de la prensa independiente, distinta a los grandes medios que manipulan a la opinión pública mundial.

El Tamiflu, inventado por Gilead Sciences Inc. y recomendado incluso por la Organización Mundial de la Salud (OMS), sería hasta ahora uno de los pocos tratamientos eficaces para curar la gripe causada por el virus mutado H1N1, causante de los brotes de la llamada influenza porcina en México y EE.UU. Rumsfeld fue presidente de Gilead desde el 3 de diciembre de 1997 hasta hacerse cargo del Pentágono, en 2001, pero conserva su paquete accionario.

Posteriormente, Gilead vendió los derechos sobre el Tamiflu a laboratorios Roche, cuyas acciones se vieron beneficiadas en la bolsa durante la epidemia de gripe aviar. El medicamento se fabrica a partir del anís desde que fue inventado a principios de los años 90, cuando surgió la enfermedad que devastó los gallineros del Asia en 2005-2006, y causó gran mortandad en seres humanos cuando Rumsfeld era el jefe del Pentágono, cuya “misión también consiste en promover experimentaciones bacteriológicas con fines militares.
 
El virus de la gripe aviar fue manipulado genéticamente para que se transmitiera a los seres humanos en los laboratorios farmo-terroristas del ejército de EE.UU en Fort Dix, New Jersey, en 1976, causando entonces la muerte de varios soldados. Existe la justificada sospecha de de que esta nueva versión H1N1 tenga una procedencia similar.

La pregunta es si alguien como Rumsfeld o sus socios habrán metido mano en la difusión de este virus genéticamente modificado, porque hasta el momento ningún cerdo ha aparecido enfermo en ningún lugar del mundo. En resguardo de la inocencia porcina respecto a la epidemia de gripe homónima, en Europa propusieron que mejor se le llame “nueva influenza” para disociarla del cuadrúpedo, cuya carne ahora pocos quieren ingerir.

La mutación del virus H1N1 bien pudo haber sido también fabricada en un laboratorio. Se trata de una “forma nunca antes vista de la gripe que combina virus de cerdo, de aves y seres humanos”, en una mezcla intercontinental de virus de Norteamérica, Europa y Asia, comentaron a Associated Press funcionarios del CDC, sigla en inglés del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU. En definitiva, el virus no ataca a los cerdos sino a los humanos.

Todos los países del mundo están ahora comprando grandes cantidades de Tamiflu, cuyo principal consumidor ha sido las el Pentágono, que se lo da a las tropas de EE.UU para su uso obligado desde que Rumsfeld fue el jefe del Pentágono. Desde entonces, las ganancias de Roche y Gilead Sciences Inc. aumentaron en varios miles de millones de dólares. El precio normal del Tamiflu pasa de 40 dólares.

No sería la primera vez que en EE.UU. experimentan con seres humanos, sea con fines militares, de negocios o por su ideología de “lucha permanente por la libertad”. Incluso, Washington ha hecho experimentaciones criminales con su propios conciudadanos, por ejemplo en 1945, cuando 73 escolares de una escuela pública de Massachusetts recibieron cucharadas de isótopos radioactivos junto con la avena con leche que les daban en el desayuno de cada mañana. En esos años la ciencia militar estadounidense conocía el poder destructivo de la energía atómica pero sabía poco sobre el efecto radioactivo en seres humanos.

Desde los años 40 hasta la década de los ’90, Estados Unidos experimentó armas químicas y bacteriológicas con habitantes de su propio país en diferentes ciudades, desde San Francisco a Nueva York. Los jueces rechazaron en los años 80 y 90 las demandas de reparación de las víctimas y de los familiares de quienes fallecieron invocando la doctrina de “la inmunidad del gobierno”.
En 1994, el entonces presidente William Clinton ofreció “disculpas sinceras”, asegurando que una “nueva generación de líderes dotados de ética” no repetiría esas prácticas, formulando cuestionamientos dentológicos que otros tildaron de simple “traición”. Hoy podrían existir nuevos abusos secretos, inspirados por la industria farmacéutica y personajes de la catadura de Rumsfeld, capaces de cualquier crimen con tal de hacer de la “lucha contra el terrorismo” otro negocio tan lucrativo como las guerras mismas.

La epidemia ha levantado una cortina de hierro para que la gente se olvide de los grandes problemas que azotan a la humanidad, manipulada por los grandes medios de comunicación, quienes dejaron de lado las noticias sobre la profundidad de la crisis financiera en EE.UU, la ineficacia de la política de “salvataje” de los grandes bancos la crisis moral que enfrenta Obama respecto al castigo o la impunidad para los torturados de traje y corbata del Pentágono, la profunda crisis mexicana Estado-narcotráfico, que afecta directamente a la gobernabilidad del país.

Las muertes atribuidas al nuevo virus todavía están por debajo de tasas normales de defunción provocadas ordinariamente en el mundo por los resfriados y la influenza común corriente. La Organización Mundial de la Salud eleva la gravedad de la epidemia en la escala de 1 a 6, situándole en 5, pero ¿por qué pide –al mismo tiempo– que no se suspendan los viajes? En cambio Cuba, un país que ha demostrado saber bastante de medicina, cerró su frontera aérea con México. ¿Por qué? ¿Cuál es la verdadera dimensión y origen de esta epidemia inflada permanentemente de manera alarmista por los grandes medios de todos los países.

http://www.elpais.cr/articulos.php?id=5953

Pero si quedan dudas, he aquí el link de un video producido por Alfonso Cuarón sobre “la doctrina del shock”, sus alcances y sus maquiavélicos usos:

http://www.youtube.com/watch?v=TdQlSKeRvQw&feature=player_embedded

 

Y para quienes no han visto Farenheith 911, la hipótesis central es para muchos escalofriante: el 11-s fue planeado en el Pentágono. No cabe duda que Maquiavelo es y será una de las más grandes influencias para los políticos, cuya frase favorita ha sido y será “El fin justifica los medios”, ¿usted qué opina?

El crimen de odio: la cara más brutal de la discriminación

Por: Elizabeth Palacios

Los crímenes de odio por preferencia u orientación sexual y por expresión o identidad de género son la cara más brutal de la discriminación que viven día con día las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, transgenéricas y travestistas (LGBT). Los asesinatos permanecen ocultos como homicidios simples o calificados como “pasionales” sin que la discriminación sea considerada como un elemento en la investigación.

En México no existen cifras oficiales sobre estos delitos pero la Comisión Ciudadana contra Crímenes de Odio por Homofobia ha sido fundamental para la visibilización de este fenómeno, particularmente en el centro del país, haciendo censos a partir de las notas publicadas en los medios de comunicación sobre los asesinatos a personas LGBT. De acuerdo con el Informe Anual de Crímenes por Homofobia 2005/2006, publicado por Letra S, México ocupa el segundo lugar en América Latina en cuanto a asesinatos por homofobia pues fueron registrados 420 de 1995 a 2006.

Según esta fuente, por cada homicidio denunciado, dos no llegan a oídos de las autoridades, por lo cual, se estima que la cifra podría elevarse a 1 260 asesinatos de este tipo. Existen casos especiales y reveladores que han ocurrido en los últimos años: Octavio Acuña fue asesinado el 21 de junio del 2005 en la ciudad de Querétaro, su cadáver fue encontrado desangrado en el suelo con seis puñaladas mortales; Jaime Javier López, conocido como Vanesa, fue hallado muerto el 20 de junio del mismo año en el municipio de Villa Álvarez, Colima, en medio de un charco de sangre y con varias heridas de arma blanca en el pecho, abdomen, cuello, tórax y el rostro, prácticamente desfigurado. En los dos casos, las víctimas habían presentado quejas contra policías de sus estados.

Emilio Zúñiga Mendoza, de 13 de años de edad, fue encontrado sin vida el 7 de marzo de 2006 a las afueras de Azoyú, Guerrero; su cuerpo estaba boca abajo, con la cabeza completamente aplastada por piedras. Él no tenía hogar y se prostituía; Rosendo Fidencio fue ahorcado y envuelto en varias cobijas en Los Reyes La Paz, Estado de México, el 29 de marzo de 2006. Junto al cadáver se encontraba un recado que decía “no queremos gays”; José Ernesto Leal López, activista por los derechos de los homosexuales en Matamoros, Tamaulipas, fue golpeado, apuñalado en ocho ocasiones y degollado en enero de 2007.

Por definición los crímenes de odio se caracterizan por la saña con que son cometidos, lo que refleja la necesidad psicológica del asesino, no sólo de causar daño a su víctima, sino de castigarle hasta el exterminio. Leal López, igual que los demás, no fue víctima de robo, en cambio, sí había hecho gestiones a favor de gays y lesbianas del estado, lo que presumiblemente pudo causar su muerte. En octubre de 2008, el presunto asesino de José Ernesto fue declarado inocente y liberado luego de 19 meses de estar preso purgando una condena de 12 años de cárcel.

Los pendientes del Estado mexicano

El Estado mexicano tiene dos importantes deudas con los derechos de las personas LGBT y con el combate a este tipo de crímenes: las y los legisladores locales y federales deben hacer las reformas necesarias para la tipificación de los crímenes de odio por orientación o preferencia sexual y por expresión o identidad de género, mientras que el Ejecutivo federal debe cumplir con su obligación de decretar el 17 de mayo como Día Nacional de Lucha contra la Homofobia, que desde el 21 de noviembre de 2006, por unanimidad, la Cámara de Diputados aprobó –a la fecha, el Poder Legislativo ha enviado dos exhortos al Ejecutivo federal, pero hasta el cierre de esta edición no se ha emitido decreto alguno–. En relación a la tipificación del delito de crimen de odio, el mes pasado este avance se dio en la legislación colombiana, país donde se incrementaron los asesinatos a personas LGBT recientemente, pero ¿qué representaría la tipificación de este delito en México?

Rodolfo Millán Dena, abogado de la Comisión Ciudadana Contra los Crímenes de Odio por Homofobia, explicó en entrevista que definir el delito es fundamental para la visibilización y, por supuesto, para combatir la impunidad. Tras años de cabildeo ya existe una iniciativa, presentada por el Partido Socialdemócrata, pero Millán afirma que ésta no fue resultado de un trabajo conjunto y que puede mejorarse, sobre todo en reformular las definiciones que en ella se incluyen. Esta iniciativa pretende reformar los artículos 125 y 139 del código penal vigente para el Distrito Federal, relacionados con el crimen, e incluir un artículo, el 125 bis, preludio a una tipificación de los crímenes de odio, y que señala: “El que prive de la vida a una persona por su sexo, edad, preferencia sexual, identidad genérica, pertenencia étnica o religión, se le impondrá prisión de diez a treinta años y pérdida de los derechos que tenga con respecto a la víctima, incluidos los de carácter sucesorio”.

Mientras los crímenes de odio no estén tipificados en la normatividad seguirán siendo encasillados como crímenes pasionales lo que, a juicio de Rodolfo Millán, contribuye a la invisibilización, culpabiliza a la víctima e incluso justifica socialmente la discriminación y la violencia en contra de las personas LGBT. Por ello, es fundamental que la sociedad en su conjunto trabaje a favor de la no discriminación y en contra del estigma asociado a la disidencia sexual. El abogado reconoció que un importante logro ha sido la aprobación de la Ley de Sociedad de Convivencia para el Distrito Federal pues legitima socialmente la existencia de relaciones homosexuales o lésbicas, y demuestra que las leyes sí pueden contribuir al cambio cultural que se necesita para avanzar hacia la tolerancia y el pleno ejercicio de los derechos humanos. El especialista asegura que tipificar los crímenes de odio es el paso siguiente pues el Estado debe ser firme en el combate a la discriminación y el estigma, sobre todo porque nadie puede negarse a la aplicación de la justicia y a la defensa del derecho a la vida por encima de todo, ni siquiera los sectores más reaccionarios.

Dejar la patria: la migración forzada de personas LGBT

Y como reza un dicho popular… “mientras son peras o son manzanas” en México está más que demostrado que la homofobia mata, por ello muchas personas LGBT ven en la migración forzada la única posibilidad de vivir plenamente, sin el estigma que los persigue en su patria. El diario La Presse, de Canadá, reveló el mes pasado que un número considerable de personas que solicitan asilo al gobierno canadiense provienen de México y Nigeria, la mayoría son homosexuales en espera de obtener el estatus de refugiados. William Leclerc, reportero de La Presse, indicó que tras una solicitud al sistema de transparencia de información del gobierno de Canadá sobre la cantidad de personas que solicitan asilo, las cifras pusieron a México a la cabeza de la lista con 9 465 solicitudes. Cabe señalar que en 1993 Canadá reconoció a la homosexualidad como un motivo para obtener asilo político, puesto que los demandantes se conciben como perseguidos por el hecho de pertenecer a una minoría social. Así, las minorías sexuales se sumaron a aquellas que están con riesgo de sufrir tortura, actos violentos, o ser asesinados por motivos de raza, religión, ideología política o nacionalidad. La documentación de la persecución, la violencia y particularmente de los crímenes de odio por homofobia ha sido fundamental para que el gobierno canadiense brinde apoyo a personas mexicanas que han solicitado el estatus de refugiados. La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, en su Informe especial sobre violaciones a los derechos humanos por orientación o preferencia sexual y por identidad o expresión de género, afirma que las principales denuncias de discriminación y violencia hacia las personas LGBT en la ciudad de México se dirigen contra agentes de seguridad pública y procuración de justicia, quienes las hostigan, maltratan o detienen arbitrariamente, vulnerando su derecho a la libertad personal y su seguridad jurídica. Pero no podemos olvidar que el Estado también tiene una responsabilidad por omisión, y debe cumplir los pendientes que tiene en materia legislativa y de políticas públicas para erradicar la discriminación, acabar con el estigma y ver por el interés superior de las víctimas. No basta empuñar el arma homicida para ser un criminal, voltear la mirada nos convierte, a todos y todas, en cómplices de la impunidad.