Nuevos canales de expresión, mismos métodos de represión

Por: Elizabeth Palacios

Desde sus inicios, internet se asentó en el imaginario colectivo como un mundo aparte. La supercarretera de la información, un espacio abierto, global y, sobre todo, libre para la comunicación humana. Parecía que la represión no encontraría recoveco alguno por donde entrar a este mundo virtual. Sin embargo, por primera vez desde la aparición de internet, la organización internacional Reporteros sin Fronteras ha contabilizado no menos de 108 blogueros ciberdisidentes e internautas encarcelados en todo el mundo por expresar sus opiniones en la web, una cifra que pone de manifiesto la represión que causa estragos en la red, particularmente en una decena de países. Definitivamente varios Estados han adoptado la política de criminalizar la expresión digital, decepcionando las esperanzas de conseguir un internet sin censura.

Internet fue el motor de la protesta democrática en Irán, China y otros lugares. Fundamentalmente por eso los gobiernos autoritarios son tan proclives a castigar severamente a los internautas, como a esos dos blogueros de Azerbaiyán condenados a dos años de cárcel por haberse burlado de las élites políticas de su país en un video. Sí, en 2009 China –el principal censor de internet–, Irán, Túnez, Tailandia, Arabia Saudita, Vietnam y Uzbekistán también recurrieron al bloqueo recurrente de sitios y blogs, y a la vigilancia de la expresión en línea; además, el internet turcomano sigue totalmente sometido a control estatal. En este año también han sido agredidos, amenazados o detenidos blogueros y ciudadanos de a pie que se expresaban en la web, al tiempo que las redes sociales y los sitios participativos conocían una enorme popularidad.

El egipcio Kareem Amer sigue detenido mientras que al célebre actor birmano Zarganar le quedan todavía 34 años de cárcel por cumplir. Algunos de los mascarones de proa de la defensa de la libertad de expresión en internet, y entre ellos los chinos Hu Jia y Liu Xiaobo o los vietnamitas Nguyen Trung y Dieu Cay, forman parte del centenar de víctimas de los policías del ciberespacio. Ahora la crisis ha entrado a formar parte de los temas que pueden provocar reacciones de censura, y muy especialmente en la web. Así, en Corea del Sur detuvieron a un bloguero equivocadamente por comentar la catastrófica situación del país. En Tailandia, media docena de net-ciudadanos fueron detenidos o intimidados por referirse a la crisis en el reino; el simple hecho de relacionar la salud del rey con la caída de la bolsa de Bangkok les convirtió en objetivos de las autoridades. Finalmente, en Dubai se impuso la censura a los medios locales cuando tuvieron que dar cuenta del hundimiento del mercado interior.1

Pero la represión en la web no es algo exclusivo de los países cuyos regímenes no son democráticos. Varios Estados europeos trabajan en nuevas medidas de control de internet, en nombre de la lucha contra la pedopornografía o las descargas ilegales. Australia ya ha anunciado que tiene la intención de crear un sistema obligatorio de filtro, peligroso para la libertad de expresión. La justicia turca ha aumentado aun más el número de sitios de internet censurados, entre ellos YouTube, porque han sido publicadas críticas del que fue primer presidente de la república, Mustafá Kemal Atatürk.2

Lo cierto es que cada vez son más numerosos los blogueros y sitios de internet alcanzados por la censura y la represión. Según Reporteros sin Fronteras, hoy no existe prácticamente ningún país que escape a este fenómeno; Ahora los blogueros están tan vigilados como los periodistas de los medios tradicionales.

Emilio Márquez, publicó el 25 de marzo de 2009 las siguientes líneas en su blog:

Leí en la prensa de ayer un titular que decía “La muerte de un bloguero despierta inquietud…”. Debo reconocer que la inquietud la sentí yo al leer estas palabras. A fin de cuentas yo también tengo mi propia bitácora donde expresarme y lanzar mis propias reflexiones, compartiendo mi opinión. Espero no molestar nunca a nadie, ya que nunca he tenido esta intención. Pero el blog personal se entiende como un espacio virtual donde [puedes] compartir, a través de la expresión escrita, lo que te interesa.3

El caso sobre el que leyó Emilio Márquez es el de un ciudadano iraní que se encontraba cumpliendo una condena de dos años y medio tras acusado de insultar desde su blog al líder y fundador de la República Islámica. Luego de estar preso durante poco más de un mes, el joven apareció muerto en extrañas circunstancias, aunque las autoridades argumentaron suicidio. En países como Irán –afirma Márquez en su blog– internet se convierte en una trampa para interceptar a las cabezas subversivas y concluye diciendo:

Tenemos la suerte de vivir en un país donde se respeta la libre opinión. Donde la web 2.0 alcanza todo su potencial y la blogósfera es un lugar donde todos podemos tener representación. Encontrarnos en esta situación nos debe hacer valorar aún más esta libertad de expresión y ejercerla con compromiso y responsabilidad, por los que no tienen esa posibilidad.4

Los enemigos de internet

En septiembre pasado fue liberado en La Habana, Cuba, el director del periódico digital Candonga tras 14 días de detención, por falta de pruebas.

El 10 de septiembre de 2009 la policía detuvo y propinó una paliza a los blogueros Luis Felipe González Rojas y Yosvany Anzardo Hernández, en Holguín (Este); les confiscaron sus computadoras y teléfonos móviles. Al momento de la liberación de Anzardo, Cuba tenía 26 periodistas encarcelados.

Reporteros sin Fronteras asegura que las autoridades cubanas se empeñan en ahogar cualquier manifestación en internet de una sociedad civil que se está configurando. En este sentido, la censura representa una denegación del gobierno frente a los cambios en la isla, presentes y futuros, que escapan de su control. Todo ello a pesar de que Cuba firmó en febrero de 2008, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.5

El gobierno cubano bloquea frecuentemente sitios dedicados a la vida cotidiana en la isla, antes de volver a ponerlos en línea durante un espacio de tiempo bastante escaso. Esa táctica de censura repetida es un medio para desanimar cualquier información alternativa y despistar a la prensa extranjera, poco representada en la isla y vigilada muy de cerca por las autoridades.

En su informe Enemigos de internet, Reporteros sin Fronteras hace un balance de la censura de internet en 22 países. De ahí se desprende que los 1 2 enemigos de la web (Arabia Saudita, Birmania, China, Corea del Norte, Cuba, Egipto, Irán, Uzbekistán, Siria, Túnez, Turk-menistán y Vietnam) han transformado sus redes en intranet, impidiendo que los cibernautas accedan a informaciones consideradas “indeseables”. Todos esos países ponen de manifiesto no sólo su capacidad para censurar la información sino también la represión prácticamente sistemática de los “cibernautas molestos”.

Diez gobiernos que Reporteros sin Fronteras sitúa bajo vigilancia también han adoptado medidas preocupantes que pueden abrir la vía para que se cometan abusos. La organización llama especialmente la atención sobre Australia y Corea del Sur, donde algunas medidas recientes pueden poner en peligro la libertad de expresión en internet.

“No es sólo que la red está cada vez más controlada, sino que también están apareciendo nuevas formas de censura basadas en la manipulación de la información. Comentarios teledirigidos colgados en páginas muy consultadas y pirateo informático orquestado por gobiernos censores están interfiriendo la información por internet”, ha añadido la organización.

Actualmente se encuentran 70 ciberdisidentes tras las rejas por publicar información en internet. China conserva el triste récord de tener la cárcel con mayor número de ciberdisidentes en el mundo, seguida por Vietnam e Irán.6

 

El escándalo de Google en China

En enero pasado, el gigante de las búsquedas por internet, Google, denunció ataques “altamente sofisticados” a diversas cuentas de correo electrónico en China. Ante ello, la empresa amenazó con terminar sus operaciones en el gigante asiático, pues estos ataques han sido en contra de activistas chinos de derechos humanos. No acusó directamente al gobierno chino, pero dijo que no está de acuerdo con seguir censurando los resultados de sus búsquedas en China, tal como lo exige el gobierno.“Decidimos que ya no queremos seguir censurando nuestros resultados en Google.cn, y en las próximas semanas discutiremos con el gobierno chino las bases sobre las que podríamos operar un motor de búsqueda sin filtros dentro de la ley, si eso es posible”, dijo a la British Broadcasting Corporation (BBC) David Drummond, representante de Google. Señaló también que descubrieron que las “aperturas” de los correos de Gmail de los activistas chinos de derechos humanos buscaban información básica de las cuentas, como la fecha en que se abrieron y el tipo de mensajes que se manejaban ahí. Explicó que las investigaciones de Google los llevaron a descubrir que dos cuentas fueron violadas. Agregó que decenas de cuentas de correo de Gmail originadas en Estados Unidos, China y Europa, de personas que defienden el respeto a los derechos humanos, “aparentemente habían sido visitadas por terceras personas” 7.

Como respuesta, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, pidió al gobierno chino una explicación del origen del ataque cibernético, la cual, hasta el cierre de esta edición, no había llegado a la Casa Blanca. Sobre este tema, The Financial Times publicó en uno de sus editoriales lo siguiente:

La decisión de Google de enfrentarse al gobierno chino es un primer indicio de que los estadounidenses se están hartando de aguantar el autoritarismo chino. Pero es probable que las mayores presiones procedan de los políticos, no de los empresarios. Google es una empresa inusual en una industria inusitadamente politizada. Si Google decide finalmente abandonar China es poco probable que otras multinacionales se apresuren a seguir su ejemplo. Para la mayoría de las grandes empresas, el mercado del país es demasiado grande y tentador como para ignorarlo. A pesar de Google, es posible que el sector empresarial de Estados Unidos sea el lobby que más firmemente abogue por mantener la relación con China.8

Ante este panorama, Amnistía Internacional instó nuevamente a las autoridades chinas a cesar la censura del internet. La organización defensora de los derechos humanos declaró a la prensa que es muy preocupante que se acceda a las cuentas de correo electrónico de activistas de derechos humanos y reconoció que la empresa Google ha dado un paso en la dirección correcta al manifestar su preocupación por el derecho a la privacidad y a la libertad de expresión de sus clientes.

Cabe señalar que China opera una política de censura muy extensa que incluye filtros de palabras específicas y temas políticamente sensibles, lo cual deviene en el bloqueo de ciertos resultados, así como en el bloqueo completo de muchos sitios web, incluyendo sitios de derechos humanos como el de Amnistía Internacional, considerado políticamente sensible por las autoridades.

Varios activistas de derechos humanos y otras personas han sido sentenciadas a largos periodos de prisión por publicar información en internet. Ejemplo de esto es el caso del conocido activista de derechos humanos Liu Xiaobo, quién fue sentenciado a 11 años en prisión por sus escritos políticos y por su participación en Charter 08, una petición publicada en internet que solicita una reforma democrática y el respeto a los derechos humanos en China.

Notas al pie de página:1 Reporteros sin Fronteras, “Guerras y elecciones cuestionadas: temas de mayor peligro para los periodistas” 30 de diciembre de 2009, disponible en <www.rsf. org/Guerras-y-elecciones-cuestionadas.html>, página consultada el 20 de enero de 2010.
2 Idem.
3 Véase <http://emiliomarquez.com/2009/03/25/libertad-de-expresion-en-la-red/&gt;,
página consultada el 18 de enero de 2010.
4 Idem.
5 Reporteros sin Fronteras, “El director del Periódico digital Candonga liberado tras 14 días de detención”, 25 de septiembre de 2009, disponible en<www.rsf.org/Bloqueo-de-sitios-y.html>, página consultada el 16 de enero de 2010.
6 Reporteros sin Fronteras, “Internet está vigilado y controlado incluso en las democracias”, 12 de marzo de 2009, disponible en <www.rsf.org/Internetesta- vigilado-y.html>, página consultada el 16 de enero de 2010.
7 BBC Mundo, “Google podría salir de China”,13 de enero de 2010, disponible en <www.BBC.co.uk/mundo/ciencia_tecnologia/2010/01/100112_0316_google_china_gz.shtml>, página consultada el 16 de enero de 2010.
8 Gideon Rachman, “Por qué EEUU y China acabarán entrando en conflicto”, en The Financial Times, 19 de enero de 2010. El artículo fue retomado por el sitio de internet Expansión.com; véase <www.expansion.com/2010/01/19/ financialtimes/1263920753.html>, página consultada el 20 de enero de 2010.

Anuncios

2 Comentarios

  1. Me encantó tu artículo Eli. Además de que es sobre los temas que más me interesan, censura y escándalo, siendo yo misma bloguera el atractivo de lo que explicas cobra más relevancia y sucita preocupación: ¿ya tendremos unos agentes invisibles tras la pantalla, atentos a cualquier potencial transgresión, mientras posteamos? Un beso, M.

    • Muchas gracias por la lectura y el comentario amiga. En efecto ¿ya nos habrá alcanzado la censura?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s