¿Todos los niños le tienen miedo al Coco? o No es lo mismo temer al coco que al milico

Por: Elizabeth Palacios

 

Seguramente todos recordamos los miedos que teníamos en nuestra infancia. Algunos temíamos que llegara el Coco y nos llevara lejos de los brazos de papá y mamá; otros temían al Diablo, a las arañas, al mounstro del armario, a las brujas en sus escobas… pero también hay niños y niñas en nuestro país que tienen un miedo dirigido a algo mucho más real y muchas veces mortífero: los militares.

¿Cómo no van a tener miedo?, si desde que  tienen uso de razón y memoria han sido testigos de cómo el Ejército entra en sus pueblos, amenaza y lastima a sus padres y madres, los intimida y asusta a ellos y ellas.

Como lo hace desde hace décadas, el Ejército sigue violentando los derechos humanos de comunidades enteras en la Montaña de Guerrero. Su pretexto para torturar, amenazar, violar y traumatizar a cientos de niños y niñas es “que sus padres son parte de grupos armados que están contra el gobierno” pero ¿acaso hay otra opción en las agrestes montañas sureñas del país?, yo invitaría a quienes se llenan la boca de decir que la militarización “ha dado buenos resultados para el combate al crímen organizado” (porque ellos meten en el mismo frasco a los narcotraficantes, los secuestradores, la guerrilla y los movimientos sociales), a decirnos ¿esos son los  resultados esperados? porque si aplauden que irrumpan en la  vida de comunidades enteras, destruyan sus viviendas precarias, intimiden a sus mujeres, niños y niñas, desaparezcan a sus hombres y les fabriquen “pruebas” de supuestas  relaciones con el narcotráfico, yo no quiero esa “fórmula mágica” en mi país.

Yo pregunto ¿usted sacrificaría la salud física y mental de sus hijos en aras de la “seguridad” de su país? No lo creo. Entonces ¿por qué nos quedamos  callados cuando diariamente los militares acaban con la inocencia de niños y niñas guerrerenses?

De acuerdo con información proporcionada por Amnistía Internacional México, “Omar García, un adolescente de 14 años, fue torturado durante más de tres horas [en el municipio de Coyuca de Catalán, Guerrero]: le aplicaron descargas eléctricas, le vendaron los ojos, le cubrieron la cabeza con una bolsa de plástico, y le golpearon y amenazaron con castrarlo”, ¿Así es como pretenden garantizar la seguridad en este país?

No puedo evitar indignarme al escuchar los slogans publicitarios donde el Partido Acción Nacional intimida a la ciudadanía argumentando que si no vota por él será dar pasos atrás y dejar a México “en manos del crímen” y ¿no es un crimen lo que el Ejército hace con la gente en esos lugares recónditos y tan pobres que muchos prefieren borrar del mapa del país?

Alzo mi voz, mi pluma y mis entrañas ante tales injusticias. Deploro los métodos que, en aras de la seguridad, insititucionalizan y justifican las peores violaciones a los derechos humanos de cualquier persona, pero sobre todo, ¡grito en contra de quienes lastiman, torturan, violentan y roban la inocencia de las hijas y los hijos de México!

Las palabras son mis armas, también son tuyas. Úsalas.

ACCIÓN URGENTE POR EJECUCIÓN EXTRAJUDICIAL POR PARTE DEL EJÉRCITO MEXICANO EN LA MONTAÑA DE GUERRERO

 Estimados lectores y queridas lectoras:

Una vez más queda demostrado que la militarización del país no es el camino para la seguridad, ni para nada. Una vez más, una persona inocente ha perdido la vida a manos del Ejército mexicano. ¿Su delito? Estar en el lugar equivocado en el momento equivocado. Él viajaba hacia su pueblo, Tlapa, Guerrero cuando el autobús DE PASAJEROS en el que iba fue baleado por los militares. Una bala lo alcanzó y su muerte fue inmediata. No podemos permitir que esto siga adelante. La siguiente es una carta enviada por la Liga Mexicana de los Derechos Humanos (LIMEDDH), yo me he sumado a esta protesta y, si alguien más quiere unirse les invito a firmarla. Gracias por su tiempo y atención.

 

México, D. F. a 23 de junio de 2009.

 

Lic. Felipe de Jesús Calderón Hinojosa  (Presidente de la República)

Lic. Fernando Francisco Gómez-Mont Urueta ( Secretario de Gobernación)

Lic. Mauricio E. Montes de Oca Durán (Unidad para la promoción y defensa de los derechos humanos, SEGOB)

Zeferino Torreblanca Galindo (Gobernador del estado de Guerrero)

Lic. Eduardo Murueta Urrutia  (Procurador General de Justicia del Estado de Guerrero)                          

Lic. Juan Alarcón Hernández (Presidente de la Comisión de Defensa de los Derechos humanos)

 Dr. José Luis Soberanes Fernández (Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos

 Alberto Brunori (Representante en México de la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos)

Sen. Manlio Fabio Beltrones Rivera     (Presidente de la Junta de Coordinación Politíca de la Cámara de Senadores )                 

Dip. Javier González Garza (Presidente de la Junta de Coordinación Politíca de la Camará de Diputados)

Santiago Cantón  (Secretario ejecutivo de la CIDH)

Navanethem Pillay   ( Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos)

Señores,

 A través del presente queremos manifestar nuestra preocupación ante la ejecución extrajudicial por elementos del ejército en contra de un pasajero a bordo de un autobús en Humixtlan, región de La Montaña de Guerrero.

Se anexa la acción urgente emitida por la Red de Alerta Temprana, coordinación de organizaciones defensoras de derechos humanos en México.

Teniendo en cuenta los tratados internacionales firmados y ratificados por México,  manifestamos nuestra profunda preocupación por la grave situación de derechos humanos que se vive en México.

Vemos con preocupación el hecho de que la versión oficial maneje la supuesta presencia de la droga en el vehiculo, ya que no se realiza un análisis real sobre la responsabilidad del chofer ante la aportación de sustancias prohibidas por parte de alguno de los pasajeros portara droga.

Resulta totalmente inaceptable la acción emprendida por el 93 Batallón de Infantería al disparar al vehiculo que transportaba pasajeros en Humixtlan, ya que de ninguna manera se justifica  el atentar contra la integridad y la vida de los pasajeros, que en este caso,  como consecuencia, han ocasionado la muerte de Bonifacio Rubio Villegas, de 30 años de edad, ya que pudo haberse solucionado el incidente recurriendo al apoyo de las demás corporaciones policíacas para detener el vehículo más adelante.
Por lo que solicitamos:

 

         i.            El respeto a la integridad física y psicológica, las garantías de seguridad jurídica e igualdad ante la ley y derecho al debido proceso de Emmanuel Franco Pinzón.

        ii.            Que las instancias civiles penales correspondientes, Inicien la correspondiente Investigación Ministerial, y desahogar todas y cada una de las diligencias tendentes al esclarecimiento de los hechos, así como la reparación de daños para los deudos de Bonifacio Rubio Villegas.

      iii.            La salida inmediata del Ejército Mexicano de la comunidad del Estado de Guerrero y del país.

       iv.            Al Lic. Felipe Calderón Hinojosa, en su carácter de comandante supremo de las fuerzas armadas, y en base al artículo 129 de la Constitución  Política de los Estados Unidos Mexicanos, retire al ejercito mexicano de las calles y sean investigadas por las justicia civil y castigadas todas las violaciones graves cometidas por elementos del ejercito. 

        v.            Con base al artículo 8 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos solicitamos que, en el ámbito de su competencia y atribuciones se actué para que se investiguen los hechos previamente descritos, especialmente de actos de tortura, y nos informe sobre las acciones que el gobierno decida llevar a cabo para resolver la situación, solicitando que los resultados de dicha investigación se hagan públicos y que los responsables de esos hechos comparezcan ante la justicia.

       vi.            Se tomen en cuenta las recomendaciones realizadas por el Examen Periódico Universal (EPU) realizadas a inicio de año, sobre todo las referentes a la Crisis de la Seguridad Publica y los Derechos Humanos, respecto a las Violaciones en el marco de la militarización y la extensión ilegal del fuero militar. 

     vii.            A los organismos internacionales de protección de los derechos humanos, con base en el marco de sus atribuciones, expresen su preocupación ante la gravedad de los hechos e insten al gobierno municipal, estatal y federal a que atienda las peticiones planteadas.

    viii.            De manera general, conformar sus acciones a lo dispuesto por la Declaración Universal de Derechos Humanos y los Pactos y Convenciones Internacionales sobre Derechos Humanos y especialmente el respeto a la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura y la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes. 

 

Agradeciendo su atención, nos despedimos de usted, expresándole nuestros saludos y las más altas consideraciones.

Lic. Elizabeth Palacios

México, D. F.